NADIA CHIARAMONI

CUETES MILAGROSOS

Al ser cientifica, mis parientes y amigos muchas veces me consultan sobre cosas que aparecen en los medios. La última consulta vino de una tía, quien me preguntó: ¿Es verdad que oler pedos previene el cancer y alarga la vida? Yo conozco a mi tio y se de sus expresiones gastrointestinales, por eso realmente temí por la vida de mi tía, pensé que iba a dejar de ir al médico debido al medicamento milagroso que brotaba constantemente de las entrañas de su marido. Mira tía, no creo, le contesté, y ahí nomás ella me mostró la nota que había leído:

www.mediterraneodigital.com/...

Lo que los ¿periodistas? dicen en esa nota es que un estudio de la Universidad de Exeter (Devon, Inglaterra) afirma que los pedos ayudan a disminuir el riesgo de padecer cáncer, previene la demencia, son buenos para evitar infartos y hasta curan la artritis. El principio activo aparentemente milagroso es el ácido sulfhídrico. Este compuesto se produce en materia orgánica en descomposición y es lo que da el característico olor a podrido.

En el cuerpo, ocurre que las células que están estresadas producen este compuesto como respuesta a ese estrés. Si el ácido sulfhidrico está presente, las células no tendrían que producirlo, preservando así a las mitocondrias (unos pedacitos de esas células, responsables de lograr que respiren). Entonces oler pedos con alto contenido de ácido sulfhídrico será una manera de automedicarse y preservar a las mitocondrias. Hasta ahí todo suena bastante creíble (sepa el lector apreciar el tono irónico), entonces para saber más sobre el tema busqué publicaciones en bases de datos que utilizamos regularmente los científicos.

Encontré el artículo científico que supuestamente dice que los pedos son la cura a todos los males de la humanidad. El paper, escrito por Sophie Le Trionnaire y otros autores tiene el siguiente título: “The synthesis and functional evaluation of a mitochondria-targeted hydrogen sulfide donor, (10-oxo-10-(4-(3-thioxo-3H-1,2-dithiol-5-yl)phenoxy)decyl)triphenylphosphonium bromide (AP39)”.

Entiendo que no pongan la palabra “pedo” en el título pero ni siquiera usan “flatulencia”, su prima más académica. Cuando uno se adentra en la lectura lo que encuentra es que estos científicos describen lo siguiente: La síntesis y la biodisponibilidad del ácido sulfhídrico (H2S) se ve perturbado en muchas enfermedades, incluidas aquellas que implican la disfunción mitocondrial. Existe un gran interés en desarrollar agentes farmacológicos para generar H2S. Hemos sintetizado una nueva molécula donadora de H2S acoplada a un receptor dirigido a mitocondrias (trifenilfosfonio; TPP +) y comparamos la efectividad del compuesto contra un donante de H2S estándar que no contiene TPP (GYY4137) en la inhibición de la muerte celular endotelial inducida por estrés oxidativo. Nuestro estudio sugiere que los donantes de H2S dirigidos a mitocondrias son herramientas farmacológicas útiles para estudiar la fisiología mitocondrial del H2S en la salud y la enfermedad.

Leí el artículo de principio a fin varias veces, en ningun momento hablan de los beneficios de oler pedos de otros. Definitivamente hay que tener cuidado en cómo analizamos los contenidos supuestamente científicos que nos llegan desde los medios de comunicación. Ante la duda, consulte con un científico amigo, pregunte sin miedo que un científico vive haciendo y respondiendo preguntas...y lo disfruta.

Por si te interesa leer el paper, aca va la cita:

The synthesis and functional evaluation of a mitochondria-targeted hydrogen sulfide donor, (10-oxo-10-(4-(3-thioxo-3H-1,2-dithiol-5-yl)phenoxy)decyl)triphenylphosphonium bromide (AP39). Sophie Le Trionnaire, Alexis Perry, Bartosz Szczesny, Csaba Szabo, Paul G. Winyard, Jacqueline L. Whatmore, Mark E. Wood and Matthew Whiteman Medicinal Chemistry Communications 2014, 5, 728-736. DOI: 10.1039/C3MD00323J

Texto: Nadia Chiaramoni
Ilustración: Julián Cardozo (IG: @cardozocomics)